miércoles, octubre 24, 2007

Arbusto y su viaje relámpago a Nueva York

Aquí estoy de vuelta, amigos. No creo que me hayáis echado de menos, pero supongo que alguno que otro se habrá preguntado dónde cojones se ha metido el idiota de Arbustito el guerrero. Ya es hora de destapar la verdad: esta semana Copycat y servidor nos hemos regalado unas minivacaciones en Nueva York, la gran manzana, la ciudad que nunca duerme, etc. No ha estado mal la cosa, para qué negarlo, aunque tampoco hay mucho que contar porque creo que ya quedan muy pocos españoles que no hayan estado de viaje en NY.

Un coñazo eso de pillar el ferry a la estatua de la libertad. Una hora y pico haciendo cola para comprar la entrada, luego otra hora esperando a subir al puto barco, después te llevan a otra isla para hacerte esperar otra hora larga… Al final se te va un día entero en la clásica excursión para turistas paletos como quien os habla. Lo de la estatua y tal lo he hecho por ser mi primera vez en la ciudad, pero ya no vuelven a verme el pelo los cabrones esos. Claro que lo mismo dije del típico lugar para turistas en Kabul, y en dos años ya he tenido que ir cinco ¡cinco! veces para acompañar a los amigos que se han dignado a venir por aquí. Y ya hay visitas programadas para el verano que viene…

Para acabar este breve post, me permito un pequeño comentario anti-mainstream: eso de que haya atascos 15 horas en NY al día está muy bien para contarlo después de unos días haciendo turismo (“oh, qué caótico”) pero tiene que ser una jodienda si te los tienes que comer un día sí y otro también. Me dirán que el transporte público está precisamente para los que no quieren llevar coche, pero tampoco es que el metro en NY sea la leche, por no decir otra cosa. Después de usar el metro a lo largo de cuatro días estoy en condiciones de afirmar que he respirado más gases tóxicos que en toda mi vida, bien aderezados de orín de rata y olor a excrementos del mismo animal (o eso quiero pensar yo al menos). En invierno, el contraste entre el frío en el exterior y la pestilente caldera del suburbano tiene que ser como para que se te quiten las ganas de vivir en este sitio. Vamos, que no paso por ahí.

3 Comments:

At 4:41 p. m., Anonymous marqués de bradomín said...

Viaja Vd. más que Don Pablo de Lafuente y del Enebro!
Permítame decirle que me parece una frivolité por su parte afirmar que "ya quedan muy pocos españoles que no hayan estado de viaje en NY". España no es la de hace 30 años, la gente viaja más y tal, pero de ahí a irnos los fines de semana de compras a la Gran Manzana...
Por otro lado, me supongo que el metro de NYC será, al menos, tan coqueto como el de Chicago. Ya conocemos la concepción yanqui del transporte público...

 
At 6:14 p. m., Blogger arbusto el guerrero said...

El metro de Chicago es mejor que el de NY, no le digo más. No tan extenso pero al menos más limpio, y mire usted que estamos hablando de estándares de calidad realmente bajos.

Por lo demás, me cuentan que pasear en NY en agosto es como ir de compras por la Gran Vía de Madrid. Hace cinco o diez años Londres era lo más "in", pero ahora la cosa londinense está muy españolizada (hasta los de provincias podemos volar allí en vuelos baratos, no le digo más) y con lo débil que está el dolar parece que una escapada a NY es ya igual que pasar el fin de semana en las playas de Gandía.

 
At 12:29 p. m., Blogger Sue said...

En este rincón de Madrid aún quedan dos catetos españoles que no han estado en NY: D. y servidora. Pero tranquilo, pensamos ponerle remedio en 2008, con escala en Kabul incluida y sexta visita al lugar turístico en cuestión.

 

Publicar un comentario

<< Home