sábado, septiembre 29, 2007

Arbusto se va de elecciones

Ayer por la tarde se celebraron elecciones para los puestos ejecutivos de cierto departamento de la Universidad de Kabul, prestigiosa institución educativa que entre otros errores se dedica a darme el dinero suficiente para sobrevivir por estos lares. Aunque los estatutos requieren votaciones anuales, en los dos últimos años ni siquiera llegó a haber votaciones porque había candidatos únicos para las plazas. Es decir: que los lameculos de siempre dejaban su puesto para ser inmediatamente reemplazados por versiones corregidas, revisadas y aumentadas de nuevos especimenes lameculetes. Cuando parecía que la farsa “democrática” iba a repetirse un año más, un grupo de personas tuvimos una estúpida idea el jueves por la noche: ¿por qué no preparar una candidatura alternativa? No sé qué nos llevó a lanzarnos a ello (quizá el consumo de cervezas a una velocidad inadecuada) pero la cosa es que ayer viernes nos presentamos en la votación con una candidatura integrada por una ucraniana, un neozelandés (de padres hindúes) y servidor Arbusto. La ucraniana competía con el favorito local por el puesto de presidente, mientras que su secuaz neozelandés aspiraba a ser vicepresidente en dura pugna con un tipo de Ohio cuyo mayor mérito (destacado por él mismo en el discurso previo a la votación) es haber ido a predicar la democracia (american style, se entiende) a Georgia y otras antiguas repúblicas soviéticas. El tercero en discordia era señor Arbusto, pugnando con una barbie local por el excitante puesto de… ¡tesorero!

Como dije en mi discursito (porque se me obligó a dar un discurso, por cierto) yo no tenía ni puta gana de meterme en estos politiqueos, y menos de tesorero. Pero todos sabemos que (léase con voz entrecortada) si tus amigos te piden que les ayudes no les puedes decepcionar, etc. Después de una tensa ronda de discursos y el preceptivo intercambio de miradas entre los candidatos oficialistas y los, bueno, los otros candidatos, se procedió a una votación secreta. Los resultados, según el presidente saliente, fueron muy ajustados.

No pude evitar una sonrisa de satisfacción cuando leyeron los resultados. Qué gustazo.

Volví a casa exultante, no tanto por la victoria electoral sino por el hecho de que ninguno de nosotros esperaba ocupar unos cargos que ya estaban decididos de antemano. Copycat llegó del trabajo unos minutos después, y la recibí con dos de las construcciones sintácticas más bellas del mundo: “¡Hemos ganado!” y “¡Les hemos dado por el culo a esos cabrones!” . La buena de Copycat compartió de inmediato mi alegría, lo cual no me extraña visto los años que lleva aguantando mis estupideces y mis continuas promesas de que algún día tendré un trabajo decente. Y es que una buena noticia siempre es una buena noticia, ¿no?

Lo mejor de todo fue cuando me dijo: “bueno, ¿y cómo va a ser ahora tu vida de tesorero?”. A lo que yo le contesté: “¿Tesorero? ¿Quién cojones quiere ser tesorero?”

Y es que no he querido decir, amigos lectores, que fueron mis colegas los que ganaron los puestos de presidente y vicepresidente, pero que yo (afortunadamente) no salí elegido para el de tesorero. Nunca una derrota me supo tan bien.

5 Comments:

At 12:24 p. m., Blogger Sue said...

Arbusto, como tu propio nombre indica, te metes en cada jardín... Te libraste por los pelos.

 
At 9:47 a. m., Anonymous Anónimo said...

enhorabuena por tu primera victoria moral-electoral! Cler

 
At 12:21 a. m., Anonymous Marqués de Bradomín said...

Don Arbusto, no me pierda Vd. los galones de ácrata y anarco-individualista!

Le envío link delectable para lo que vea lo que pasa cuando sacan un micrófono a la calles de América:

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=56257

Dura 5 min. pero tiene momentos memorables. Qué patulea de paletos!

 
At 4:02 p. m., Blogger arbusto el guerrero said...

Sue: tienes razón, querida, me libré de un buen marrón. Por cierto, que siempre he preferido la expresión "meterse en un berenjenal" a "meterse en un jardín", ésta última demasiado fina para mi gusto (Copycat comparte mis ideas, por cierto).

- Cler: gracias por las felicitaciones. Si algún día pongo en marcha una plataforma política (en serio, esta vez) te contrataré como agregada de prensa.

- Marqués de Bradomín: sin duda alguna, un vídeo más que elocuente. Hay que reconocer, en cualquier caso, que algunas situaciones también habrían sucedido en España (¿Cuántos serían capaces de reconocer a John Howard? Por cierto, maldito hijodeputa el Howard lameculos de Bush). Como agradecimiento a tu link, aquí te sugiero un vídeo que tiene algo de gracia, aunque no creo que guste a los sevillanos:

http://www.youtube.com/watch?v=IQYPIP74ycY

 
At 11:29 p. m., Blogger Hans said...

Puede decirse de modo incluso más rústico que lo del berenjenal: "Meterse en un patatal". Mucho más gráfico y contundente.
Enhorabuena por la derrota, en definitiva.
Abrazos.

 

Publicar un comentario

<< Home